Project Description

Fotografía de Julia Lafée

Carta 10

El decir “NUNCA MÁS” fue un proceso largo. Después de una larga terapia donde un día sentí que esto no podía seguir pasando. No podía seguir justificando lo injustificable y ese día “baje” a mi padre del “olimpo de los dioses” donde lo tenía, lo baje a la parte terrenal, al ser humano que era. No más el ser que todo lo sabe, que es justo y correcto.

Solo en ese instante pude transformar esa pena, esa tristeza que me producían ciertas cosas a la rabia, al enojo que sentía por estos actos en que yo no estaba para nada de acuerdo pero que siempre tenía una “buena justificación”.

Solo en ese momento pude poner mis límites y decirle “No; a este dios padre”, esto no me parece bien, no, no estoy de acuerdo…

En ese momento pude dejar de pasarle esa rabia que sentía a mi pareja y poder conversar con mi padre como una mujer adulta y decirle “yo no estoy de acuerdo” “yo pienso así”.

En ese momento fue que me sentí empoderada, decida a poner ciertos límites con mi padre y con el resto de las personas lo que me parece muy bueno.

Volver