Project Description

Fotografía de Paula Gómez Viale

Carta 25

En algunos países los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos. Sin embargo las posibilidades distan un abismo. Las mujeres no tienen la misma posibilidad de moverse con seguridad en el espacio público, de conseguir puestos ejecutivos en las empresas o cátedras en las universidades, etc. Tener derechos no significa nada si esos derechos no se convierten en posibilidades. Todos sabemos que las mujeres tienen menos de estas últimas y nos lo recuerdan cada díaCon el preámbulo anterior quiero comenzar a contarles de mi experienc ia que me hiso decir “nunca más”. Después de varias años de estudio en la Universidad, y posgrados, sentía que era la profesional que siempre quise ser, pero me faltaba consolidarme profesionalmente. En el trabajo tenía, hasta ese entonces, un jefe, que destacaba mi desarrollo, que te motivaba a emprender nuevos desafíos, a tener todos los días la mirada positiva de las cosas, por lo que me hacía sentir que el esfuerzo valió la pena.

Eso no duró mucho, porque llegó otra persona a dirigir la jefatura. Un hombre machista, altanero, déspota, que se hacía sentir y saber que tú eras “mujer” por lo tanto,eras muy inferior a Él,en todo sentido. Todo se volvió oscuro, el ambiente lo tornó denso, espeso, lleno de carga negativa. Lo único que hacía era decirte de alguna otra forma que uno era inferior.

Cada día en el trabajo se volvió una gran carga, un gran peso en la espalda, y lo increíble era que me estaba creyendo, asimilando en mí que sí era inferior en todo sentido, que terrible! Así estuve por mucho tiempo, un año tal vez, tomando una actitud de víctima del sistema, me sentía, desmotivada, cansada físicamente, agotada mentalmente, mis ideas ya no fluían como antes, sentía que avanzar era imposible y que algo me tenía anclada ahí…en esa situación, en ese tiempo y espacio ….pasando el tiempo frente mío sin poder reaccionar ….yo veía como ese jefe, ese hombre, trataba a todos de igual manera y yo no hacía nada, nada para cambiarlo…..

Un día como era de costumbre, el jefe se acercó a mí para decirme que mi trabajo lo estaba haciendo mal, me descalificó, me indicó que por eso él no trabajaba con mujeres, que las mujeres debíamos estar en la “casa haciendo labores domésticas”, y fue ahí que DESPERTÉ!!. …y me levanté de mi asiento, lo miré a los ojos y le dije todo lo que él era…..yo no tenía por qué asumir que yo era menos que él y que ninguna persona, al contrario soy mucho más……soy hija, hermana, madre y esposa ….Nunca más me dije a mi misma voy a dejar que alguien me diga o haga sentir que soy inferior, soy una mujer, y por lo tanto, soy mucho más’!!

Volver