Project Description

Fotografía de María Alejandra Huerta

Carta 30

Hace ya bastante tiempo que tomé una de las decisiones mas importantes de mi vida. Siento como un poco lejano el evento. No sé si recordaré exactamente las emociones que me embargaron en esos momentos.
Pero fue uno de los tantos reclamos, enojos, descalificaciones de mi ex marido….que me gatillo un NUNCA MÁS….Basta ya !!
No fue nada fácil. Fue un proceso largo. Pero en ningún momento dudé de la decisión tomada.
A pesar de haber sentido por mucho tiempo que la relación no funcionaba, en mi mente a esas alturas de mi vida no cabía la posibilidad de separación. Una por mis creencias y condicionamientos de todo tipo, religioso, social, familiar etc. y otra por mi baja autoestima que me hacía creer que yo jamás podría sola.
Pero sin planificarlo, sin pensarlo siquiera, llegó el día, después de muchos años, en que dije ¡BASTA! Y sentí que cada célula de mi cuerpo apoyaba esa decisión. Fue como un chispazo, muy fuerte y potente que llegó de lo Alto y me instaba a ser yo misma y escuchar a mi corazón.
Eran muchos años de recorrido, dos hijos adolescentes bastante complicados. Pero seguí adelante a pesar de que se me negó cualquier tipo de ayuda.
Si bien es cierto, el miedo siempre estuvo presente, pero también me sentía valiente, poderosa, capaz, responsable de mi misma.
Hoy hace ya 16 años y, a pesar de todos los problemas y dolores propios de una separación, puedo decir que nunca, ni por un instante, me he arrepentido de mi ¡NUNCA MÁS!

Volver