Project Description

Fotografía de Julia Lafée

Carta 38

“Nunca más”, que difícil se me ha hecho escribir respecto a mis miles de nunca más. Tal vez porque vuelve a poner en tapete sentimientos y sensaciones, la incredulidad, la desilusión, la pena, la frustración, el enojo, la rabia, hasta la ira, que existe detrás de tan totalitaria declaración.
Terminaba siempre con una idea violenta y un deseo destructivo frente al hecho que me llevaba replicar “nunca más”.

A pesar de estos mis “nunca más” suelen ser débiles, se desperfilan en el tiempo y me sorprendo reiteradamente repitiendo la historia. ¿Y dónde queda el supuesto aprendizaje si vuelvo a cometer el mismo error?

Nunca más dejaré que me manipulen
Nunca más me voy a enamorar
Nunca más confiaré
Nunca más ayudaré
Nunca más prestaré

Los que ha perdurado en el tiempo son los que nacieron del dolor, lo que más me remecieron y los que generaron cambios importantes en mi vida. Como mis hechos vitales: separación, cambio de casa, cambio de trabajo etc…esos son los “nunca más” arraigados en mi. El más fuerte es el nunca más confiaré en el socio que tuve en mi proyecto más importante “mi familia”. Me sentí traicionada, abandonada, maltratada, anulada, despreciada, insegura, inútil, sin valor. Sentí el desprecio por lo que se había construido, el desprecio por nuestras hijas, sentí la rudeza de sus actitudes en un dolor que se hizo físico. Y sentí que “nunca más” seria capaz de perdonarle esa actitud tan falta de respeto, consideración y de piedad.

En mi trabajo y a través de la vida, me he encontrado con tantas historias tenebrosamente parecidas que siento que “nunca más” me volveré a enamorar porque detrás de ese sentimiento necesito sentir admiración, respeto y confianza.

¿Será posible que en algún momento pueda revertir estos “nunca más”? ¿Pasará algo en mi vida que me haga cambiar la visión? Ojala sea así, que algo en mi cabeza me haga cambiar el switch porque creo que estos “nunca más” no me permiten ser totalmente feliz.

Volver