Project Description

Fotografía de Julia Lafée

Carta 52

2 veces NUNCA MÁS

Claramente recuerdo 2 episodios en mi vida donde dije NUNCA MÁS. Increíblemente estos 2 episodios están relacionados en la misma historia.

Estaba viviendo lo que yo sentía el mejor momento de mi vida, era inmensamente feliz. Estaba separada a los 34 años con 3 hijos. Nada fue fácil,sentí el abandono de mi familia y enfrentaba el mundo sola y asustada.
Entre todos mis miedos apareció nuevamente el amor. Estaba feliz, me permití amar nuevamente, me permití entregarme a este amor y darme una oportunidad de ser feliz. Y lo fui. Fueron casi 4 años donde nada podía empañar ese amor.
Crecimos como pareja y dimos el gran paso de irnos a vivir juntos con mis hijos. Que más podía pedir._
Lamentablemente la felicidad se quebró a los 3 meses, cuando él nos abandono. La pena me invadió aun mas cuando a las 2 semanas del abandono me di cuenta que estaba embarazada. No sabía si estar triste o alegre. Al parecer aun no era suficiente dolor, por lo que a las semanas perdí a mi bebe y tuvieron que realizarme un raspaje.
Pase la primera noche luego de la clínica en casa de mis padres,donde llore toda la noche. A la mañana siguiente me dejaron en mi casa,aquella casa donde había sido tan feliz y tan desdichada a la vez. Mis hijos estaban con su padre ese fin de semana, por lo que nuevamente estaba sola.
El dolor crecía cada vez más,el llanto no cesaba más allá del momento en que descansaba, para retomar el angustioso llanto que salía de mi alma. Cada lágrima quemaba mis mejillas, cada gemido rasgaba mi garganta y sentía que el pecho me explotaría de tanto dolor. Recuerdo pedir al cielo que por favor me quitara el dolor, que detuviera el llanto, pero nada sucedía. En esa desesperación tome un coctel de pastillas que finalmente calmaron todo.
No tengo mayores recuerdos de ese día y los que siguieron. Por lo que me informaron termine 2 días en la UCI,y posteriormente me internaron en una clínica siquiátrica.
Fracciones de imágenes aun están en mi cabeza, pero no puedo hilarlas en una secuencia. Pero si esta aquella primera vez.
2 enfermeras me llevaron a un baño, me desnudaron y sentaron a este bulto que era yo en un piso en una tina donde me bañaron. Luego comenzaron a secarme, los brazos,la espalda, mi pecho…. Me levantaron para terminar de secar mi cuerpo. En la pared del frente había un espejo. A medida
-que-me levantaban,-eA-este -e-speja-apareda–utta imagerr.—\:Jna mujer,extremadamente-delgada,
sus pómulos hundidos, las cuencas de los ojos marcadas,la piel pálida y arrugada, la mirada triste y perdida, una mujer acabada ….. la mire y la seguí mirando porque me impresiono lo destrozada que se veía… seguí mirando, hasta que de pronto me di cuenta que aquella mujer era yo.
Yo estaba destrozada, acabada, perdida….
Primero me dio pena y luego dije NO, no puedo ser yo, no quiero ser yo, no puedo terminar así…. Y fue la primera vez que me dije NUNCA MAS!!!! Nunca mas estaré así por nada n por nadie.

Luego de ese momento comenzó mi recuperación,con apoyo de terapeutas,medicina alternativa y medicamentos,muchos medicamentos.
Salí adelante, volví a mi casa, a mis hijos,quienes nunca supieron lo que paso.
No fue fácil, fue una lucha diaria, venciendo cada día todos mis miedos para poder continuar y volver a armarme.

En este proceso los medicamentos ayudaron pero además me hiperactivaron. Parecía loro, hablaba rápido, movía mis brazos,estaba aceleradísima.
En un almuerzo en la casa de mis padres llego el momento de sentarnos a la mesa. Me senté, tome el tenedor y el cuchillo y comencé a cortar la carne y a comer, mientras hablaba y hablaba. De pronto sentí un silencio, levante la mirada y todos en la mesa estaban mirándome fijamente, miraban mis manos como temblaban al usar el servicio. Por primera vez me di cuenta que vivía con un permanente temblor en mis manos. La mirada de todos me destrozo por un momento, pero inmediatamente después dije por segunda vez NUNCA MAS!!!! Nunca más estaría tan medicada que no sería yo misma. Sin considerar las indicaciones medicas,deje todos y cada uno de los medicamentos ese mismo día. Desde ese día debía dormir sin pastillas y aunque fue difícil lo logre.
No puedo decir que nunca más tome medicamentos,porque si lo he hecho, pero nunca más he vuelto a estar en ese estado y nunca más lo estaré.

La vida no está exenta de perdidas,desamores,penas-y-abandonos. Pero creo que -estos episodios en mi vida han hecho de mi una mujer más fuerte aun,capaz de enfrentar cualquier obstáculo.
Si bien es cierto que sufrí mucho, hoy entiendo todo lo que sucedió y porque sucedió.
Hoy enfrento lo malo mas firme y entera y al mismo tiempo disfruto cada momento lo mejor que puedo. Disfruto a mis hijos, disfruto a mis amigos, disfruto amores, disfruto mis cosas y hasta disfruto mi trabajo.
Hoy vivo para ser feliz.

Volver